MITOLOGIA JAPONESA


UNA ARAÑA Y DOS PALOMAS:


Yoritomo, fue el fundador del shogunate. Descendiente de la gran casa de Minamoto, tan astuto y ambicioso como sin escrúpulos e inhumano. Quedó huérfano a edad temprana y siendo un muchacho escapó de la muerte a manos de Kiyomori, el entonces ministro perteneciente a la casa rival de Taira. Vivió desde 1147 a 1199. Y, aunque siguió luchando hasta el final de su carrera, murió cómodamente en la cama. Vivió innumerables aventuras que el pueblo japonés conservó en su historia oral.
Una de estas aventuras se refiere a la primera mitad de la época de Yorimoto:
Oba Kage-chika venció a Yorimoto en la sangrienta batalla de las montañas de Ishibashi, provincia de Izu. Viéndose derrotado, Yoritomo y seis de sus seguidores más fieles corrieron para salvar la piel. Como liebres perseguidas entraron en un gran bosque, esperando esquivar a los hombres de Oba Kage-chika. En la parte mas profunda del bosque, encontraron un enorme árbol hi no ki (ciprés.) podrido en parte, que tenía un hueco lo suficientemente grande para esconderse todos.
Les pareció la mejor opción ya que, el cansancio no les iba a permitir escapar durante más tiempo a la fuerza grande y activa de Oba Kage-chika, que estaba persiguiendo la victoria completa dando caza y decapitando a todos los que habían huido. Cuando Oba Kage-chika llego al limite del bosque le dijo a su primo Oba Kagetoki: “Primo, ve y tráeme a nuestro enemigo Yorimoto.

Es la oportunidad de tu vida, por que tiene que estar en este bosque. Cuando lleguen nuestros hombres los situare rodeando el bosque.” A Oba Kagetoki no le gustaba esta misión, por que en un tiempo pasado conoció a Yorimoto y se hicieron amigos. Sin embargo, se inclino con profunda reverencia y se marcho. Media hora mas tarde llego al enorme árbol y encontró a su viejo amigo Yorimoto y a sus seis sirvientes. Su corazón se ablando y, en vez de cumplir su misión, volvió a Oba Kage-chika diciendo que había sido incapaz de encontrar al enemigo. Oba Kage-chika no creyó a su primo, y muy enfadado hizo que 15 o 20 de sus mejores hombres le siguieran por el bosque. Se acerco a su primo Obe Kagetoki y le dijo: “Primo, guíanos y enséñanos a donde fuiste.

Y juega limpio o sufrirás por ello!!!”. Obe Kagetoki los guió evitando siempre el gran árbol. Pero su primo tampoco se dejo engañar en esto y al final llegaron al gran árbol. Kagetoki, temiendo por la vida de su amigo empezó a pensar mientras Kage.chika estaba a punto de entrar en el hueco del árbol. Sin pensarlo mucho mas Kagetoki gritó:”¡Alto! Es inútil que pierdas el tiempo entrando ahí. ¿No ves que hay una tela de araña que cruza la entrada? Hubiera sido imposible que entrara alguien sin romperla.” Kage-chika admitió que su primo tenía razón. Pero todavía sospechaba e introdujo su arco en el hueco para palpar su interior.

Cuando estaba apunto de clavar su arco en la armadura de Yoritomo, dos hermosas palomas blancas salieron volando de la parte alta del agujero. “Tienes razón , primo.” Dijo Kage-chika ,riéndose cuando vio las dos palomas. “Estoy perdiendo el tiempo aquí, por que no puede haber nadie en un árbol con dos palomas salvajes dentro de él y con la entrada cerrada por la tela de una araña.”

Así salvaron la vida de Yoritomo una araña y dos palomas. Cuando Yoritomo se convirtió en Shogún años mas tarde, se construyeron dos capillas en el templo de Tsuru-ga-oka dedicado a Hachiman, dios de la guerra. Curiosamente en Japón las palomas son conocidas como mensajes de guerra y no de paz.

PEQUEÑA DESCRIPCIÓN:
El templo de Hachiman, data de finales del siglo XII. Está en una posición dominante sobre una colina llamada Tsuru-ga-oka, a la que se llega por una impresionante avenida de pinos. Aunque la avenida y el templo han sufrido los estragos del tiempo, quedan restos suficientes para recordarle a uno las viejas glorias del lugar. Tres piedras torii conducen al templo, situado al final de un ancho tramo de escaleras de piedra. Antes de ascender la escalinata, llaman la atención las capillas menores. La mas cercana, pintada de rojo, se llama Wakamiya, dedicada a Nintoku, hijo del dios de la guerra. La mas alejada, restaurada en 1890, se llama Shirahata Jinja, dedicada a Yorimoto, con una pequeña imagen de él en madera reposando en su interior.
Un sendero lateral nos conduce desde allí al templo principal, con una columnata pintada de rojo. El templo fue erigido de nuevo en 1828, tras ser destruido por el fuego. Es de estilo Ryobu Shinto, con pilares rojos y vigas pares, y decorado con pequeños animales en madera. En la columnata hay varios palanquines (mikoshis) religiosos, utilizados en las fiestas del 15 de Abril y el 15 de Diciembre. La mayor parte de las reliquias que una vez se conservaron en el templo se han trasladado a la residencia del sacerdote principal (Hakozaki Oyatsu-Kwan) y sólo se exhiben en las fiestas. Justo detrás del templo de Hachiman hay una pequeña colina llamada shirabata-yama, desde donde se dice que Yorimoto admiraba a menudo el paisaje.

0 comentarios:

Publicar un comentario

QUEREMOS PUBLICAR TUS RECETAS

envialas a ENTREFOLIOS2010@GMAIL.COM

Menéame: publicadas

EL BODY DE PEPE

CRÓNICAS PSN - Tira cómica diaria

BUSQUEDA RAPIDA DE NEMESIS

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

QUE HORA ES?

SEVILLA
Loading...
Se ha producido un error en este gadget.